A causa de la sequía

Más de 70.000 niños en riesgo de muerte por los altos niveles de malnutrición en Kenia

Según un estudio del Fondo de Naciones Unidas para la infancia y nueve ONG, alrededor de 73.000 niños están en riesgo de muerte debido a la malnutrición que sufre el país.

Europa Press  |  22/08/2017 17:00

foto de diario medico

Una campaña de Save the Children pesa y mide la circunferencia del brazo de un niño para determinar su estado nutricional en Turkana, Kenia. (Save the children)

Alrededor de 73.000 niños sufren malnutrición en Kenia y se encuentran en riesgo de morir a causa del hambre, a menos que se les dote de ayuda inmediata, según revela un estudio sobre nutrición realizado en conjunto por las autoridades sanitaria del país, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y nueve ONG  (Acción Contra el Hambre-Misión Kenia, Concern Worldwide, Food for the Hungry, Cuerpo Médico Internacional, COmité de Rescate Internacional, Cruz Roja de Kenia, Save the Children, Terre des hommes, and World Vision).

En la actualidad 420.674 niños entre 6 y 59 meses y 39.068 mujeres embarazadas o lactantes en Kenia requieren tratamiento urgente para la malnutrición aguda. Más de 3,4 millones necesitan ayuda urgente, una cifra que ha ascendido desde los 2,7 millones registrados en enero de 2017.

La investigación muestra que en el pueblo de Turkana las tasas de malnutrición se han multiplicado, ascendiendo hasta el 8,3 por ciento desde el 2,3 por ciento registrado en 2016. En el sur de Turkana, un 12 por ciento de los niños menores de cinco años sufren malnutrición grave, una cifra nunca vista en esta comunidad.

El estudio presenta también niveles alarmantes de malnutrición en Pokot Oriental (5,8 por ciento), Mandera (5,2 por ciento), Samburu (3,8 por ciento) y Pokot Occidental (3,2 por ciento). Estos pueblos se han visto sometidos a un fuerte deterioro en la nutrición y la seguridad alimentaria.

  • “Es probable que empeore la situación con la llegada de la temporada de lluvias, que se prevee corta”

“La sequía ha dejado en una situación peligrosa a cientos de familias y niños, incluyendo a la población más vulnerable -menores de cinco años, embarazadas y mujeres en periodo de lactancia“, ha asegurado Francis Woods, director interino de Save the Children en Kenia.

El estudio señala que alrededor de 40.000 mujeres embarazadas y mujeres en periodo de lactancia sufren malnutrición en Kenia, presentando un incremento del 20 por ciento respecto a 2016, lo que hace que la vida de sus hijos se enfrente a un grave peligro.

“Esta situación es un problema al que se le debe prestar atención, valorando además el empeoramiento de los niveles de malnutrición que están sufriendo algunas localidades. Es probable que empeore la situación con la llegada de la temporada de lluvias, que se prevee corta“, ha dicho el director de ‘Acción contra el Hambre’ en Kenia y Somalia, Patrick Mweki.

Comida muy limitada

Woods ha explicado que “las familias de los lugares más afectados han perdido su ganado, del que muchas dependen para sobrevivir, obtener comida y leche”. “Ahora la mayoría vive con un máximo de una comida al día. Muchas madres ya no pueden alimentar con lactancia a sus hijos porque están en un estado de malnutrición tal que no pueden producir la cantidad de leche suficiente”, ha señalado el responsable de Save The Children.

En opinión de Mweki, “las elecciones generales recién celebradas deberían ser una oportunidad para revertir esta tragedia que asuela a muchos lugares del país. Urge que el nuevo Gobierno nacional y las autoridades locales actúen para prevenir que los niños mueran a causa del hambre”, ha indicado.

La investigación conjunta revela que, pese a que el Gobierno ha transferido fondos para resolver esta crisis alimentaria, muchos hogares no consiguen cubrir sus necesidades nutricionales. Según un análisis sobre el régimen alimentario de Turkana realizado por Save The Children y Unicef, incluso hay familias “en mejores circunstancias” que dentro de poco no podrán ingerir tres comidas al día.

“La comunidad internacional tiene que poner más fondos a disposición para apoyar al Gobierno de Kenia y a las agencias de ayuda humanitaria que trabajan en el terreno para parar esta situación tan crítica, que podría ir a peor y que ya mantiene a los niños y a las madres en una situación extremadamente peligrosa“, ha señalado François Batalingaya, director de World Vision en Kenia. Las organizaciones de ayuda humanitaria han advertido además del riesgo de que a las muertes por hambre se sumen otras por enfermedades relacionadas con la falta de agua, entre ellas la diarrea, como ha ocurrido también en Somalia.

Fuente Diario Médico